VENTA DE VIDEO CURSOS

domingo, 28 de noviembre de 2010

POSICIONES DE TIRO.


La Posición Weaver

Todos conocemos la historia acerca de cómo, en la década de 1950, Jack Weaver introdujo la posición que lleva su nombre en las competencias de tiro de combate, una actividad deportiva. Este sistema fue adoptado y promovido muy exitosamente por el “guru” de Gunsite (n. del t. Jeff Cooper).

Muchos otros escritores y expertos, desde ese momento han sido responsables de su aceptación casi universal como la forma correcta de disparar un arma en combate simulado. Las películas, la televisión, las revistas sobre armas, y muchos autores han producido grandes cantidades de libros, artículos y videos sobre este método de disparo con ambas manos y apuntando el arma. Casi 100 escuelas de tiro civiles también promueven, actualmente, la posición Weaver como la única forma de disparar un arma de puño en combate.

Industrias completas están orientadas a satisfacer las necesidades de los tiradores de competencias de tiro de combate y tiro práctico. Abundan los aparatos de puntería especiales, empuñaduras y otros accesorios. Los fabricantes de armas cortas y los armeros compiten ferozmente para ganar territorio entre los tiradores de competición.

La Colt modelo 1911 -y sus copias- ha sido nominada como “el arma” de aplicación exitosa dentro de los círculos de IPSC y también como arma de puño de defensa ideal en las escuelas de capacitación para civiles. Afortunadamente, la mayor parte de las fuerzas policiales no han adherido a las recomendaciones de los gurús y de los cultores del tiro que giraron siempre en torno a esta anticuada, pero aún famosa pistola.

Comparada con las posiciones básicas de tiro, Isósceles y Point, la posición Weaver requiere habilidades motoras complejas, demandando coordinación entre el ojo y la mano y una serie de movimientos musculares sincronizados entre sí para lograr precisión en el tiro apuntado. El tirador Weaver debe pasarse muchas horas en el polígono, gastar una cantidad relativamente importante de municiones, y estar en constante entrenamiento y re-entrenamiento para poder construir lo que se conoce como “memoria muscular”, lo cual se supone que reemplaza las respuestas instintivas naturales en situaciones de stress.

Para asumir la posición Weaver, el tirador debe pararse erguido, con su lado dominante (derecho o izquierdo) desplazado unos 45 grados con respecto al blanco.

La mano fuerte, que sostiene el arma, se dobla ligeramente y el brazo de ese mismo lado se dobla completamente, con el codo apuntando al piso. La estabilidad descansa totalmente sobre la tensión isométrica impuesta. La mano que sostiene el arma hace tensión hacia el blanco y la otra mano, que actúa de soporte hace tensión en dirección contraria para afirmar la imagen de miras. Esta posición también permite una recuperación rápida del arma luego del retroceso causado por el disparo.

También está involucrado el uso del ojo dominante, y un control independiente del dedo que presiona el disparador. En general, es una posición excelente para lograr altos puntajes en el tiro de competición IPSC –tiro práctico-. Sin embargo, no satisface las necesidades del tirador que se encuentra en un enfrentamiento armado a corta distancia y con un alto nivel de stress.

Por otra parte, la posición Isósceles, también con sujeción del arma por parte de ambas manos, es simple, comparada con la Weaver. Ha sido probada en combate. Toma ventaja de las reacciones más naturales e instintivas del tirador bajo stress. Lo más importante, es el hecho de que muchos tiradores, independientemente de que tan bien entrenados estén en la Weaver, reviertan instintivamente a la posición Isósceles cuando se enfrentan a situaciones que amenazan sus vidas.

Esta es la razón por la cual digo que hay que abandonar la posición Weaver como parte de los programas de entrenamiento policial. La historia policial reciente y las investigaciones modernas apoyan mi conclusión. La usamos en la Segunda Guerra Mundial debido a que funcionaba bien para el tiro apuntado en combate, mientras que el entrenamiento de tiro con una sola mano, estilo clásico similar al tiro de precisión, el cual formaba parte de los planes de entremiento en ese momento, no eran efectivos.